Lo último que se pierde

Una canción que me gusta mucho escuchar es “Tie a yellow ribbon round the ole oak tree”, escrita en 1973 e interpretada por Tony Orlando y Dawn. No sé mucho de música, pero desde niño siempre me despertaba una sensación muy bonita al escucharla.

Con los años fui conociendo sobre ella. La canción cuenta de un hombre que sale de prisión y como no está seguro de si será recibido nuevamente en su hogar, le escribe a su amada que amarre un lazo amarillo en el viejo roble frente a la casa si ella quiere que regrese a su vida. Si el lazo no estaba, él aceptaría la decisión y seguiría en el bus y saldría de su vida.

El lazo amarillo es un símbolo muy interesante. Se dice que desde el siglo XIX se usaba como señal de devoción y amor de las mujeres hacia sus novios y esposos vinculados en el ejército, y con los años pasó a ser un símbolo también de esperanza para aquellos lejos de sus seres queridos y de algunos movimientos sociales alrededor del mundo.

Comento esto porque me llama la atención algunas corrientes modernas que nos invitan a vivir sin expectativas. O, más bien, con la expectativa de no tener expectativas. Es un poco curioso porque, al final de cuentas, esa idea se termina convirtiendo en una expectativa.

Se dice a nivel popular que la esperanza es lo último que se pierde. ¿Cómo pretender vivir una vida sin expectativas, sin esperanza de que las cosas salgan bien y que el amado o amada nos reciba nuevamente en casa?

No imagino yo a alguien pidiendo orientación o consejo profesional solo por “pasar el rato”, sin expectativa de nada. O a alguien matriculándose en la Universidad “por ver qué pasa”, sin la expectativa de graduarse y ejercer profesionalmente en la vida.

O aquel atleta que se entrena durante cuatro años para correr una carrera de nueve segundos en un prestigioso evento internacional. ¿Para qué hacerlo?

Ahora bien, podemos elegir el camino de tratar de no tener expectativas, hasta donde alcance. Pero, si no vas a por todo, ¿a qué vas a ir entonces?

Tener esperanza y expectativas positivas no significa sentarse a ver qué nos cae del cielo. Son elementos potenciadores y de crecimiento. Nos dan una guía de lo que queremos, de hacia dónde ir. Nos alimentan el alma, nos llenan de energía y nos fortalecen para el camino. Incluso, cuando todo lo demás falla, siempre nos queda la esperanza de que todo va a salir bien.

Va siendo hora de atarle un lazo amarillo a lo que queremos y trabajar en conseguirlo.       

Autocuidado: bienestar para este 2023

El ritmo laboral y personal que se viven en la actualidad ha llevado a la aparición de múltiples afectaciones en la salud física y mental de las personas, en un estudio realizado en Costa Rica en el 2021 se encontró que el 18% de las personas que realizaban teletrabajo a raíz de la pandemia estaban sufriendo del Síndrome de Burn Out (Colegio Profesionales de Psicología, 2021) y en definitiva es un número que va en aumento constante.

La aparición de síntomas de ansiedad, depresión, ataques de pánico, ira, entre otros, es cada vez más frecuente; así como afectaciones físicas tales como dolor de cabeza, dolores estomacales, gastritis, alergias, etc; es por tanto necesario fomentar prácticas que permitan a las personas desarrollarse de manera integral y prevenir o detener este tipo de consecuencias.

Una de las principales prácticas que se pueden implementar es el autocuidado, Cancio, Lorenzo & Alarcó (2020) lo definen como aquellas “formas específicas del cuidado de sí que desde el punto de vista físico, psicológico, social, espiritual, medio ambiental y económico  tienen  las  personas  aparentemente  sanas  o  enfermas  para  mantener/mejorar   su   salud” (p. 128).

Los autores también reconocen tres dimensiones en las que se puede trabajar el autocuidado, a saber:

  • Física: en este aspecto se contempla el ejercicio, la alimentación, el control de la salud, la evitación de hábitos nocivos, el sueño y descanso y el conocimiento de la enfermedad.
  • Psicológica: abarca los estados emocionales, el funcionamiento cognitivo, la autovaloración, las estrategias de afrontamiento y el proyecto de vida.
  • Social: implica la interacción con el entorno, por ejemplo la existencia de redes de apoyo, el uso del tiempo libre, las actividades de ocio y esparcimiento y las relaciones interpersonales.

Otro aspecto importante del autocuidado es la gestión del estrés, se necesita conocer un fenómeno para poder realizar el mejor abordaje posible, por lo que en primer lugar se puede profundizar en su significado y manejo mediante lectura, videos, audiolibros; en nuestro sitio se pueden encontrar otros artículos que también serán de utilidad, como Es 3, ¿cuánto hay que restarle para reducirlo a 0?”.

Cuando las afectaciones en la salud física y mental llegan a generar impedimentos en la cotidianidad, será también necesario acudir a los profesionales correspondientes para recibir el acompañamiento y/o tratamiento adecuado, este abordaje podrá también ser complementado con el autocuidado como parte de las prácticas orientadas a su mejoría.

Los efectos positivos del autocuidado comenzarán a ser visibles en el tanto la persona se comprometa de manera consciente con su propio bienestar, se puede comenzar por prácticas mensuales hasta alcanzar rutinas completas, planificando y organizando el tiempo que se dedica a sí mismo con la misma importancia con la que se gestionan los asuntos laborales.

Por tanto, un esfuerzo constante y enfocado será capaz de contribuir a una vida saludable, para esto el autocuidado es una excelente herramienta que ayudará también a desafiar la presión y autoexigencias de la vida moderna y realmente lograr un equilibrio en todas sus dimensiones.

Referencias

Cancio-Bello, C., Lorenzo, A., & Alarcó, G. (2020). Autocuidado: una aproximación teórica al concepto. Informes Psicológicos, 20(2), 119–138.

Colegio Profesional de Psicología (2021). Estudio revela que Síndrome de Burnout afecta al 18% de las personas encuestadas que laboran en teletrabajo. Recuperado de https://psicologiacr.com/estudio-revela-que-sindrome-de-burnout-afecta-al-18-de-las-personas-encuestadas-que-laboran-en-teletrabajo/

¡Hora de limpiar-nos!

Es usual que en los meses de diciembre o enero en las familias se aproveche para hacer limpiezas generales dentro de los hogares, se toma un día o dos para revisar elementos que pudieran estar guardados en distintos cajones, amontonados en algún closet o incluso en lugares donde los hemos colocado con la intención de que “no estorben” en las tareas cotidianas.

Al hacer esas limpiezas es usual que se vuelva a reconectar con recuerdos de experiencias pasadas, que se rememore palabras o gestos de personas que tal vez ya no están actualmente, o que la nostalgia inunde la mente.

Personalmente en el mes de diciembre 2022 y enero 2023 he experimentado el vivir dos mudanzas, primero de mi apartamento y luego el de la casa de mis padres; y ambas situaciones han permitido que al revisar lo que se tiene se deban tomar decisiones sobre lo que se desea mantener, lo que se podría donar, o lo que definitivamente se debería de rechazar.

De manera similar, los tiempos de fin y principio de año son momentos propicios para que en conjunto a la limpieza de nuestros espacios físicos pongamos atención en todo lo relacionado a lo que almacenamos en nuestra mente, cuerpo y corazón. Hacer una introspección es necesaria para revisar nuestra higiene mental y así tomar decisiones con respecto a lo que esperamos para nuestras vidas de la manera más responsable.

Cuidar nuestra higiene mental permite aprender de los errores y aciertos, descubrir patrones de relaciones que estamos estableciendo, y también tomar decisiones para buscar el apoyo o ayuda necesaria para trabajar nuestra salud mental.

En los últimos años con las situaciones mundiales vividas, el tema de la salud mental ha ido tomando una relevancia cada vez más importante, y las personas buscan la manera de trabajar aquellas situaciones que “han acumulado” en sus vidas, como si de una mudanza o limpieza general se tratara.

 Algunos puntos importantes al hacer esa limpieza general personal podrían ser:

  1. Cubrir lo básico y necesario: salud, alimentación, vestido y equilibrio mental.
  2. Proteger la autoestima: al limpiar aquello que hemos acumulado es importante eliminar lo que no apoya a nuestra autoestima.
  3. Aprender a gestionar emociones: es común que se acumulen objetos, ideas preconcebidas o recuerdos que afecten las emociones.
  4. Establecer objetivos concretos: soñar y planificar con lo que deseamos para nuestra mente y vida en cuanto a limpieza y orden.
  5. Pensar en positivo: creer de manera firme que es posible mantener nuestra mente y corazón limpios.
  6. Aprender a soltar: dejar ir aquello que ya no provea de satisfacción o que pueda afectar la salud mental.
  7. Apoyo en las demás personas: tanto en limpiezas físicas como mentales siempre es bueno contar con el apoyo de alguna persona (familia, amigos, profesionales)

Ya sea que el objetivo sea una mudanza, una limpieza general, un espacio de salud mental ¡O todo conjunto también!, el buscar apoyo de otras personas siempre va a ser un aliciente para el proceso de establecer metas personales más equilibradas, para cuidar la salud mental y para lograr iniciar un nuevo año con una perspectiva diferente.

Jubilación: Lanzando un grito de júbilo

En los últimos años en Costa Rica, ha venido surgiendo una inquietud en la población, especialmente entre las personas jóvenes y adultas jóvenes y es que probablemente no van a recibir una pensión el día en que se jubilen, por lo que muchas personas expertas en el tema han dado recomendaciones sobre cómo manejar las finanzas para empezar a tener ahorros y pensiones complementarias.

Sin embargo la jubilación se sigue mirando como un “cese al trabajo” y aunque sí se deja de trabajar, no se deja de “tener actividad”. La jubilación es una etapa de la vida que tiene que ver con la madurez de las personas, el tiempo libre, el descanso y la realización personal. (Estar donde  estés, 2023).

De acuerdo con la Real Academia Española (RAE, 2023) la palabra jubilación viene del griego iubilāre, que significa lanzar gritos de júbilo.

En otras palabras, la jubilación es más que sólo una pensión, es más que sólo dejar de trabajar, es una etapa en que las personas tienen el tiempo libre para poder disfrutar de su vida pero para esto, es necesario empezar a trabajar en ella desde la juventud, para poder llegar a la vejez en las mejores condiciones posibles.

Barboza y Marchena (2020) mencionan que existen cuatro dimensiones que se deben de tomar en cuenta en el proceso de preparación para la jubilación:

Dimensión de bienestar físico: en esta dimensión se deben tomar en cuenta cuatro elementos.

  • Control médico: es necesario estar en un constante chequeo médico periódico desde la juventud y mantenerlo con el paso de los años.
  • Alimentación saludable: es recomendable tener una dieta balanceada que incluyan los nutrientes necesarios.
  • Actividad física: es necesario tener actividad física constante, estar en movimiento, hacer algún tipo de actividad recreativa física que active el cuerpo.
  • Actividad sexual: no se refiere únicamente al acto coital, sino que la sexualidad también tiene que ver con la expresión de emociones y pensamientos, muestras de cariño, abrazos, besos, relaciones de amistad, de pareja, etc.

Dimensión de bienestar mental: es necesario fomentar y promover desde la juventud factores protectores para la salud mental en la vida de las personas. Esto se puede lograr por medio del esparcimiento, actividades recreativas y el apoyo de terapia de profesionales de ayuda.

Dimensión de bienestar socio-familiar: la familia tiene un papel muy importante en la vida de las personas y después de la jubilación su dinámica familiar cambia, por lo que es importante involucrar a las familias este proceso de preparación. Desde las instituciones es necesario realizar capacitaciones para preparar a las personas trabajadoras e invitar a participar con sus familiares, especialmente con sus cónyuges o parejas.

Dimensión financiera: es necesario promover la educación financiera desde la juventud, enseñar cómo hacer y dar seguimiento a un presupuesto mensual, la importancia del fondo de ahorro y ahorro de emergencias, cómo planificar y llevar la contabilidad y sobre todo a proyectarse a futuro y establecer metas financieras que se puedan cumplir.

Por último, es necesario replantar el proyecto de vida, decidir qué se va a hacer en los años venideros, establecer nuevas metas de vida, probar nuevas actividades, generar nuevos pasatiempos, retomar viejas amistades y sobre todo entender que es una etapa para poder disfrutar de la vida (Marín, A., 2014).

Referencias Bibliográficas

Barboza, A. y Marchena, S. (2020). Manual de preparación para la jubilación en  centros de trabajo públicos y privados  de Costa Rica. Universidad de Costa Rica. Ministerio de Trabajo y Seguridad Social.

Estar donde estés (14 de enero del 2023). Jubilación y psicología: ¿Cómo preparar esta nueva etapa? https://estardondeestes.com/movi/es/articulos/jubilacion-y-psicologia-como-preparar-esta-nueva-etapa#:~:text=La%20jubilaci%C3%B3n%20es%2C%20en%20esencia,conforme%20se%20avanza%20hacia%20ella

Marín, A. (2014). ¿… y qué sigue después de la jubilación? [Tesis de Diplomado, Asociación Mexicana de Educación Continua y a Distancia A.C.] Real Academia Española (14 de enero del 2023). Jubilar. https://dle.rae.es/jubilar?m=form

Real Academia Española (14 de enero del 2023). Jubilar. https://dle.rae.es/jubilar?m=form

Motivando a nuestros peques para el inicio de año

Este 31 de diciembre fue muy diferente para mi, ya que mis dos peques pasaron el fin de año con el papá, y yo pues me sentí un poco nostálgica, a pesar de que lo pase con una hermosa compañía si me hizo falta el abrazo de mis bebés, que cada día están más grandes.

Esa noche y sabiendo que al día siguiente tendría mi tiempo de calidad para iniciar el año con ellos, que me di a la tarea de buscar algunas frases para compartirles y hablar sobre sus expectativas para este nuevo año.

Me llama mucho la atención que este tema se trate la mayoría de las veces desde un punto de vista del adulto, como si los niños y niñas no estuvieran iniciando un nuevo año. Fue grato para mi escuchar sobre sus anhelos, miedos y esperanzas. Ya los dos tienen una edad en la que tienen completa comprensión de lo que acontece a su alrededor.

Este ejercicio me gustó mucho por lo que les comparto el tip y algunas de las frases con las que motivé la conversación

  1. Tener una mente positiva nos dará energía positiva. Siempre es importante mantener una mente positiva y rescatar las opciones de crecimiento y mejora de lo que hemos hecho. Por ejemplo este año sería más lindo tener tiempo libre para disfrutar después de hacer tareas de la escuela, además de ser ordenados y dejar listo lo del día siguiente nos permite compartir una mañana más tranquila.
  2. La felicidad es una elección que hacemos todos los días, es lindo despertarnos con alegría, descansados y sin tener que correr. Compartamos con los chicos la importancia del descanso y la gratitud como acciones que nos ayudarán a ser más felices.
  3. Siempre parece imposible hasta que se hace, con respecto a esta frase se pueden compartir temas como los retos escolares y personales, miedos, expectativas y muy importante las emociones que se tienen en torno a lo que se espera del año.
  4. Por último una frase muy hermosa que compartí con ellos fue Nunca dejen de soñar, no dejemos de tener sueños, metas. Que nadie nos diga que podemos o no hacer, tomemos las tiendas de nuestra vida para que esos sueños se materialicen en acciones.

Les comparto estas 4 frases de las cuales podemos sacarle muchísimo provecho, además de poder conocer a nuestros chicos y chicas nos ayuda a pasar tiempo en calidad, fortalecer la confianza en el lazo padre/madre e hijos. Podemos como padres plantear estrategias para ayudar a nuestros peques con sus miedos y salir adelante, y bueno ustedes me dirán de un montón más.

Espero que este año tengamos dentro de nuestros propósitos una maternidad o paternidad más presente y afectiva y que estos tips les motiven a lograrlos.

Me cuentan como les va…

¡Es bueno y necesario comenzar de nuevo!

¿Sintieron emociones encontradas en esos segundos mágicos del conteo de fin de año? ¿Tuvieron esa sensación que absolutamente todo queda atrás, esa conciencia de cada segundo que se va y que tenemos de nuevo, como quien recibe un regalo, la oportunidad de empezar otra vez?

Iniciamos un nuevo año y hay una conciencia colectiva que nos indica que es la época perfecta para establecer cambios, inicios y replantear propósitos. Conforme se acerca el inicio del año más sentimos que debemos hacer recuento y analizar lo que se logró y lo que no y buscar formas de establecer metas nuevas.

Las personas buscamos momentos especiales y construimos significados de lo que nos rodea y de nuestras circunstancias. Nuestro cerebro está en una constante suma de las experiencias para darles coherencia y un significado que nos sistematice lo vivido. Sacar cuentas es una tarea que estamos realizando siempre y es buena cuando las ganancias de este capital personal nos permiten aprender.

Para los seres humanos es importante tener inicios, ya que implica empezar o cerrar ciclos. Y procuramos que estos inicios sean en momentos que nos permitan llevar el control y orden pero nuestros constantes errores y faltas nos hacen anhelar siempre nuevos comienzos, nuevas oportunidades. Esos comienzos nos brindan la sensación que esta vez lo haremos mejor pues ya sabemos la respuesta (o por lo menos estamos más cercanos a tenerla)

¿Les ha pasado que saliendo de un examen recordaron la respuesta que dejaron en blanco? ¿O después de tener una conversación difícil con alguien le llegan a la mente excelentes contestaciones que pudieron haberse usado en el momento de la conversación?  Siempre queremos hacerlo mejor que ayer. Tenemos la sensación de revancha con aquello que nos tomó desprevenidos o poco preparados.

Ante eso y aprovechando la época me gustaría compartirles algunas recomendaciones para sacarle provecho a este nuevo comienzo de año:

  1. Aprovecha el impulso colectivo: pocas veces en el año todo se une para que estemos en una misma sintonía con las personas como en los primeros días del nuevo año. La mayoría de personas busca establecer nuevos hábitos o cambiar algunos. El mismo comercio lo sabe y así como se unen para las fiestas, también empiezan a apuntar para que demos el paso a estas iniciativas personales (comer mejor, ejercitarse, matrículas para cursos o eventos, etc.)
  2. Reformula la noción de que volver a empezar es un fracaso: Nadie murió por empezar de nuevo. Podemos empezar de nuevo las veces que sean necesarias. Cada día que despertemos está disponible para empezar de nuevo.
  3. Desde ya haga un presupuesto de lágrimas, decepciones, retos y caídas: una de las cosas que nos desanima en el camino es que no tomamos en cuenta que no es posible prescindir de los malos momentos y dificultades. Son parte de la fórmula y puedo decir que son necesarios ya que son los que más ganancias emocionales y fortaleza mental nos dejan.
  4. “Lo nuevo, necesita amigos”: escuché esta frase en una película y se me vinieron a la mente las personas amadas que tengo en mi vida y como ellas han sostenido mis manos, apoyado mis procesos y me han prestado su hombro a lo largo del año. Es imposible tener un comienzo y pensar que este camino nuevo lo podremos recorrer solos. Necesitamos rodearnos de una red de apoyo en nuestras metas. Que crean y apoyen.
Photo by Engin Akyurt on Pexels.com

Se viene un nuevo año, oportunidades en cada respiro. Les deseo que lo que vivan a partir de hoy solo los acerque a donde el propósito de vida, que Dios tiene, los quiere llevar. ¡Feliz 2023!

Una Navidad llena de emociones… Bajo control.

La Navidad es una época llena de expectativas: esperamos regalos, encuentros, comidas, villancicos y muchas cosas más; también otros esperan cosas de nosotros y en ocasiones hasta nos vemos esperando esa magia de las películas; pero cuando ya pasa toda la escena navideña y de año nuevo nos encontramos otra vez con la cotidianidad.

              Cada vez que nos repetimos “Feliz Navidad” también estamos generando una expectativa, y es que naturalmente todos los seres humanos deseamos ser felices, pero la cuestión es cómo comprendemos esa felicidad. Gracias al excelente mercadeo de marcas conocidas, muchas veces esperamos que la felicidad venga llena de bienes, de risas compartidas con la familia y amigos y rodeada de bellas decoraciones navideñas; pero no siempre las cosas suceden de esta manera.

              Así como cualquier otro encuentro familiar y humano, la Navidad está llena también de desencuentros y dificultades, cuando empezamos a preocuparnos de más por dar el “mejor regalo” o por tener la comida más elegante, o la mejor compañía, entre muchas otras preocupaciones, entonces empiezan a surgir las ideas irracionales o autoexigencias que nublan el disfrute y nos predisponen a las discusiones superficiales.

              Poder controlar nuestras emociones en esta Navidad comienza por reconocer esas ideas y exigencias que se detonan dentro de nosotros, como el enojo, la tristeza, el miedo y hasta la envidia; regularlas implica detenernos un momento y observarnos, encontrar qué es lo que nos activa de esta forma y reorientar nuestros pensamientos, aceptando lo que tengamos que aceptar y dejando ir lo que tengamos que dejar ir.

              Las emociones realmente tienen una función clave en nuestro desarrollo, están ahí por una razón, pero cuando saturamos nuestra mente de ideas irracionales es muy posible que nos veamos viviendo de manera desorganizada nuestras emociones y por tanto perdiendo la oportunidad de vivir a profundidad esos encuentros, disfrutando de los más pequeños detalles.

              Aplica también para una mejor vivencia de la alegría, cuando estamos en un momento cargado de emoción nuestro cuerpo libera endorfina, serotonina, dopamina y oxitocina que brindan esa sensación de excitación; pero puede ser que luego, el momento posterior, al disminuir todas estas hormonas, quede una profunda sensación de vacío y nostalgia; por tanto es importante conocer las emociones, darles su lugar y comprender también su duración.

              Por último, quisiera señalar algunas estrategias útiles para regular las emociones:

  • Respirar: el oxígeno es un regulador natural del cuerpo, existen diferentes técnicas de respiración que se pueden practicar y así encontrar cuáles son las que mejor sirven para los distintos momentos.
  • Tomar un momento: detenerse, tomar distancia de la situación y reflexionar sobre la forma en la que se está respondiendo y viviendo las circunstancias.
  • Cambiar de enfoque: a veces es necesario un estímulo distinto que ayude a salirse de la emoción, por tanto puede ser útil distraerse, conversar con otra persona o simplemente buscar un ambiente diferente para volver a enfocar su emoción.
  • Diario de emociones: aprender a conocerse es esencial para comprender las emociones, tomarse un momento para escribir sobre lo que se siente y cómo surgió esa emoción puede ayudarnos a descifrar mejor cómo regularnos en próximas ocasiones.
  • Vida sana y ejercicio: entre mejores hábitos se tengan, se podrá vivir de manera más sana las emociones y en general todos los ámbitos de la vida.
  • Buscar ayuda profesional: si se reconoce que no se logran manejar las emociones y estas dominan constantemente, es importante también buscar apoyo de un profesional que pueda guiar el proceso de reconocimiento y gestión de las emociones.

Ahora a disfrutar esta Navidad y Año Nuevo y vivir con plenitud y control las emociones que traigan.

Un país sin ejército, pero ¿con paz?

Recientemente celebramos en Costa Rica una festividad que se reconoce desde hace poco tiempo, y que podríamos analizar desde muchos puntos de vista. Más allá de profundizar en el tema político y diplomático del país, creo que la celebración del Dia de la Abolición del Ejército en Costa Rica, puede darnos la oportunidad de reflexionar sobre algunos aspectos relacionados con nuestra manera de pensar como sociedad, la manera en que nos relacionamos con las demás personas y la perspectiva que tenemos del mundo y la vida cotidiana.

Sin entrar en las razones estratégicas o los intereses que pueden haber llevado a la decisión de eliminar el ejército en Costa Rica, es cierto que para las nuevas generaciones es algo innato y que se da por sentado. La mayoría de costarricenses no sabemos lo que es una guerra cercana, ni lo que implica tener un ejército, tanto en el ver militares por diferentes lugares, como el gasto y recursos que implica. Para muchos costarricenses, eso simplemente no forma parte de nuestra naturaleza.

Sin embargo, es bueno preguntarnos: ¿qué significado puede tener un ejército? ¿por qué los países tienen ejércitos y para qué los utilizan?

Para muchos países, el ejército es el encargado de mantener la paz y la “soberanía” del país; de defender y vigilar su territorio e intereses. Si nos vamos un poco a la historia, los ejércitos y mecanismos similares han formado también una parte importante en la conquista y apropiación de otros países y territorios; en luchas interminables por invadir y reafirmar el poderío de un país sobre otros. A pesar de que quizás muchas veces si han tenido la función de “defender” en otros momentos su función ha sido más de “atacar” y velar por intereses de las personas que están en el poder.

Gran parte de las guerras que se viven en nuestro planeta están relacionadas con esos intereses de algunos grupos, por avaricia, por demostrar poder y posición ante los demás países, por querer aprovecharse de los recursos de otros territorios; así como por conflictos y diferencias de pensamientos que no logran llegar a un acuerdo o a diálogos respetuosos y solidarios, y por ello terminan en luchas de poder que acaban destruyendo la vida y la paz de millones de personas. El egoísmo, y el querer “defenderse” de aquello y aquellos que son diferentes a mí, a las personas o países que piensan distinto; también son elementos que suelen verse reflejados en los conflictos del mundo.

Toda esta perspectiva nos puede llevar a pensar tanto a nivel de país como a nivel de comunidad, de familia, y de miembros de una sociedad en la que vivimos día a día, sobre nuestra propia mentalidad y posición ante los otros y el mundo. ¿Vivimos siempre a la defensiva creyendo que los demás sólo buscan hacernos daño o quitarnos parte de nuestra posición y “poder”? o aún peor ¿vivimos siempre atacando a las otras personas por miedo de que ellos nos ataquen primero? ¿creemos que la vida va siempre de atacar y defender, en lugar de construir juntos? ¿nos dejamos guiar siempre solo por nuestros propios intereses o de las personas que nos “convienen” y nos olvidamos de buscar el bienestar para la mayor parte de las personas? ¿vemos siempre lo diferente y lo ajeno como algo negativo y que viene a atacar mi comodidad y lo que yo considero “correcto”?

Es deber de cada una y cada uno el construir una sociedad y un mundo donde haya paz, diálogo, comunicación y una sana convivencia entre todos, desde la cotidianeidad de nuestros trabajos, familias y comunidades.

¿Cómo aprovechar la Recreación en estas fechas?

En estas fechas las personas aprovechan para pasar tiempo con sus familiares y amistades. Pero en muchas ocasiones no saben qué actividades pueden hacer para recrearse o para pasar el tiempo juntos.

Es aquí donde la Recreación es una gran oportunidad, ya que esta fomenta estilos de vida saludable, ayuda a mejorar las relaciones sociales y promueve el crecimiento personal (Salazar, 2017).

De acuerdo con Salazar-Salas (2017), la recreación es:

El conjunto de actividades agradables, lúdicas y que producen gozo, alegría y placer. Estas se realizan durante el tiempo libre y cada persona selección en cuáles y cuando desea participar. Estas actividades promueven el desarrollo integral, por los beneficios que los individuos obtienen para mejorar su calidad de vida y por la autorrealización que logran (p. 6).

¿Cuáles son algunos de esos beneficios?

Algunos de los beneficios más obvios que se encuentran por medio de la recreación son la salud mental y física, el rejuvenecimiento de la mente y el cuerpo, aprender sobre lugares y personas, y la creación de los lazos entre la familia y las amistades (Brown, 2016).

La recreación además de mejorar las condiciones de salud, permite también un desarrollo social y comunal, así como la creación de vínculos entre las personas, por lo que se puede hablar de un mejoramiento en las relaciones interpersonales.

Entonces surge la pregunta: ¿qué tipos de actividades se pueden realizar para recrearse?

Salazar (2017) menciona 10 tipos diferentes de actividades recreativas, estas son:

1. Recreación al Aire Libre: algunas actividades que se puede realizar son caminatas, montañismo, ir a acampar, ir a la playa o a la piscina, observación de aves o estrellas, pasear en bote, pasear perros, entre otras.

2. Recreación Artística: se pueden realizar actividades como manualidades (dibujar, pintar, esculpir, hacer grabados, origami, bordar, hacer joyería, cocina), bailar, cantar, contar cuentos, hacer títeres, tocar un instrumento, escuchar música, asistir a conciertos, entre otras.

3. Recreación Educativa: cualquier taller, clases o curso libre como cocina, canto, baile, aprender a tocar un instrumento, entran dentro de este tipo.

4. Recreación Espiritual: en este tipo se puede participar en las posadas navideñas, rezos del Niño Dios, misas, meditación, ver atardeceres o amaneceres, ir a la montaña y apreciar la naturaleza, entre otras.

5. Recreación Física: se pueden mencionar actividades como aeróbicos, andar en bicicleta, jugar boliche, practicar algún deporte (tradicional o de aventura), participar en triatlones o competencias familiares, entre otras.

6. Recreación Intelectual: se pueden practicar actividades como leer libros, ir al teatro, jugar juegos de mesa, hacer rompecabezas, ir a un Scape Room, visitar museos, entre otras.

7. Recreación Social: dentro de estas están las cenas navideñas, fiestas de año nuevo, celebraciones de cumpleaños, parrilladas, juegos tradicionales (escondido, congelado, carreras de sacos, saltar la cuerda, trompos, yoyo, jackses, hula hula), entre otras.

8. Recreación Turística: algunas actividades que se pueden realizar son visitas a reservas biológicas, volcanes, parques nacionales, parques urbanos como La Sabana, Parque de la Paz, Parque del Este, o Laguna de Fraijanes, espeleología, viajes fuera del país, entre otras.

9. Pasatiempos: algunos de ellos son construir modelos a escala, la fotografía, hacer colecciones (billetes, monedas, estampillas, llaveros), ir al cine, hacer jardinería, jugar juegos de mesa, juegos de video, entre otras.

10. Voluntariado: dentro de este tipo hay actividades como limpieza de ríos, playas, parques, participación en actividades comunales, siembra de árboles, entre otras.

Ahora depende de cada persona cómo aprovechar la recreación en estas fechas.

Referencias Bibliográficas

Brown, P. (2016). The benefits of leisure and recreation. Journal of Parks and Recreation Administration, 34(4), 103-105. http://web.a.ebscohost.com/ehost/pdfviewer/pdfviewer?vid=10&sid=c2800ecc-018a-4b16-a82f-b0a85a974515%40sessionmgr4010

Salazar-Salas, C. G. (2017). Recreación (2da. ed.). Editorial UCR.

Inteligencia Espiritual como habilidad blanda

Las realidades del mundo actual hacen necesario que las personas pongan atención a todas esas habilidades que le pueden aportar algo para su propia vida, para ser más empleables, o incluso para equilibrar su día a día. Luego de los últimos años en los que se ha mostrado tan necesario poner atención a la salud mental, las habilidades blandas son cada vez más valoradas y por ello la labor de las personas profesionales en Orientación se muestra cada vez más importante en todo el ciclo vital.

Dentro de las habilidades blandas, las teorías de inteligencias múltiples se han posicionado desde hace años como un punto de partida. Desde la teoría presentada por teóricos como Gardner y Goleman, desde los primeros años de vida se pone atención a las habilidades innatas, pero también aquellas que pueden ser desarrolladas por medio de diversas estrategias. Y en los últimos años se ha posicionado también la importancia del desarrollo de un tipo de inteligencia que toma en consideración el área espiritual de las personas, la que podría definirse como Inteligencia Espiritual pero además unida con la concepción de Inteligencia Intrapersonal.

Macías (2002) al referirse a la Inteligencia Intrapersonal según Gardner lo define como: “la capacidad que tiene una persona para conocer su mundo interno, es decir, sus propias y más íntimas emociones y sentimientos, así como sus propias fortalezas y debilidades.” (p.35) Y pone como ejemplo a figuras históricas como Freud y Gandhi, otros personajes históricos con este tipo de Inteligencia podrían ser Jesucristo, San Agustín, Confucio y Buda, quienes lograron comprender su entorno al llegar a cultivar su conocimiento interno y propio de sí mismos.

Para definir el término de Inteligencia Espiritual se pueden tomar diversos puntos de vista, por ejemplo, el presentado por Torralba (2010) citando a Noble (2000) quien señalaba que la Inteligencia Espiritual puede ser comprendida como “un poder innato del ser humano (…) que exige un desarrollo y una ejercitación para que pueda florecer y desarrollarse en su plenitud” (p.48). Desde esa postura se podría visualizar que es un tipo de inteligencia que se puede potenciar y desarrollar en diversos momentos de la vida, y de manera más especial en los primeros años del ser humano.

El término como tal fue acuñado por Dahar Zohar e Ian Marshall (2001), psiquiatras que descubren que el cerebro humano presenta oscilaciones electromagnéticas cuando practican algún tipo de espiritualidad o cuando están pensando sobre el sentido de sus vidas.  Según ellos las personas que cultivan la Inteligencia Espiritual tienen una apertura mayor hacia la diversidad, y tienden a preguntarse el porqué y el para qué de las cosas, además de contar con mayor habilidad para afrontar las adversidades de la vida (Torralba, 2010).

La inteligencia espiritual es de suma importancia en la vida de las personas, y colabora en el equilibrio de una reacción emocional, saber controlar las emociones y los sentimientos, conocerse y auto motivarse. Eso da a la persona la capacidad de ser mejor persona, con mejores relaciones, lo que hará en su vida personal y profesional. Es una inteligencia innata en los seres humanos, sin embargo, necesita un desarrollo oportuno para lograr ponerlo en práctica en las relaciones interpersonales y una buena calidad de vida.

Referencias Bibliográficas

Macías, M. (2002). Las Múltiples Inteligencias. Psicología desde el Caribe, (10),27-38.[fecha de Consulta 8 de Marzo de 2022]. ISSN: 0123-417X. Disponible en: https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=21301003

Torralba, F. (2010). Inteligencia Espiritual. Plataforma Editorial

Zohar, D; Marshall, I. (2001) Inteligencia Espiritual. Edit. Plaza & Yanez