¡Hora de limpiar-nos!

Es usual que en los meses de diciembre o enero en las familias se aproveche para hacer limpiezas generales dentro de los hogares, se toma un día o dos para revisar elementos que pudieran estar guardados en distintos cajones, amontonados en algún closet o incluso en lugares donde los hemos colocado con la intención de que “no estorben” en las tareas cotidianas.

Al hacer esas limpiezas es usual que se vuelva a reconectar con recuerdos de experiencias pasadas, que se rememore palabras o gestos de personas que tal vez ya no están actualmente, o que la nostalgia inunde la mente.

Personalmente en el mes de diciembre 2022 y enero 2023 he experimentado el vivir dos mudanzas, primero de mi apartamento y luego el de la casa de mis padres; y ambas situaciones han permitido que al revisar lo que se tiene se deban tomar decisiones sobre lo que se desea mantener, lo que se podría donar, o lo que definitivamente se debería de rechazar.

De manera similar, los tiempos de fin y principio de año son momentos propicios para que en conjunto a la limpieza de nuestros espacios físicos pongamos atención en todo lo relacionado a lo que almacenamos en nuestra mente, cuerpo y corazón. Hacer una introspección es necesaria para revisar nuestra higiene mental y así tomar decisiones con respecto a lo que esperamos para nuestras vidas de la manera más responsable.

Cuidar nuestra higiene mental permite aprender de los errores y aciertos, descubrir patrones de relaciones que estamos estableciendo, y también tomar decisiones para buscar el apoyo o ayuda necesaria para trabajar nuestra salud mental.

En los últimos años con las situaciones mundiales vividas, el tema de la salud mental ha ido tomando una relevancia cada vez más importante, y las personas buscan la manera de trabajar aquellas situaciones que “han acumulado” en sus vidas, como si de una mudanza o limpieza general se tratara.

 Algunos puntos importantes al hacer esa limpieza general personal podrían ser:

  1. Cubrir lo básico y necesario: salud, alimentación, vestido y equilibrio mental.
  2. Proteger la autoestima: al limpiar aquello que hemos acumulado es importante eliminar lo que no apoya a nuestra autoestima.
  3. Aprender a gestionar emociones: es común que se acumulen objetos, ideas preconcebidas o recuerdos que afecten las emociones.
  4. Establecer objetivos concretos: soñar y planificar con lo que deseamos para nuestra mente y vida en cuanto a limpieza y orden.
  5. Pensar en positivo: creer de manera firme que es posible mantener nuestra mente y corazón limpios.
  6. Aprender a soltar: dejar ir aquello que ya no provea de satisfacción o que pueda afectar la salud mental.
  7. Apoyo en las demás personas: tanto en limpiezas físicas como mentales siempre es bueno contar con el apoyo de alguna persona (familia, amigos, profesionales)

Ya sea que el objetivo sea una mudanza, una limpieza general, un espacio de salud mental ¡O todo conjunto también!, el buscar apoyo de otras personas siempre va a ser un aliciente para el proceso de establecer metas personales más equilibradas, para cuidar la salud mental y para lograr iniciar un nuevo año con una perspectiva diferente.

Publicado por Víctor Hugo Jiménez Lemaire

Profesional en Orientación, Promotor Teatral, Recreacionista. Enamorado de la Educación en primera infancia.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: