Del cielo solo la lluvia

Deberíamos aprender a hacer balances en la vida. No todo es negro o blanco. No todo es inverno o verano.

Con esto quiero decir que un evento “negativo” que nos sucede en un momento puntual no tiene que ser necesariamente “negativo”. Quizá nos dejó aturdidos en el momento de recibirlo, quizá nos ha mantenido desalentados con el paso del tiempo. Pero siempre existe la forma de darle la vuelta y que sea algo positivo, el inicio de un mejor momento en nuestro andar.

En los últimos meses muchas personas se han enfrentado de manera abrupta a la realidad del desempleo. Y hago mención de esto porque no es lo mismo quedarse desempleado a quedarse desempleado en una pandemia y con los escenarios de dificultad económica que tenemos actualmente.

¿Qué puede salir bueno de un momento así?

A muchos nos ha sacudido esta situación. Obliga a replantearse cosas y actitudes, a revisarnos a profundidad, a depurar el CV, a pensar en una propuesta de valor. En síntesis, a invertir en nosotros. Porque, de otra forma, es poco probable que lo vayamos a hacer.

A eso me refiero con eso que del cielo solo la lluvia. El resto tenemos que buscarlo nosotros.

Recientemente leí un poco de la historia de Maye Musk, madre de Elon Musk, el hombre más adinerado del planeta. ¡Vaya historia! Se casó muy joven, se divorcia a los 31 años, emigra con sus hijos pequeños y así tuvo que salir adelante, teniendo hasta 5 trabajos a la vez en algún momento puntual de su vida. Y ahora, a sus 71 años, disfruta del éxito profesional y la satisfacción de haber visto a sus tres hijos salir adelante.

Rescato unas de sus palabras, brindadas en una ponencia para INCmty2021, un evento para emprendedores de habla hispana: «si estás en una situación mala en tu vida personal o profesional, debes hacer un plan para salir de eso (…) Necesitas hacer un plan para un cambio cada día. Da miedo, pero poco a poco podrás recuperar tu confianza al trabajar para sobrevivir».

Del cielo solo la lluvia. Si estamos atravesando un momento difícil o apretado, no van a llegar a buscarnos a la casa o nos van a tener simpatía por nuestra linda cara. Hay que buscarse la vida, hacer un plan, diseñar una estrategia y empezar a andar. Quizá en el camino haya que ir modificando el plan, pero va a ser producto de nuestra acción. Y ya eso, por si mismo, será muy motivador para nosotros.

Y mientras vamos por el camino saliendo adelante, llevemos paraguas por si nos cae un aguacero, lo único que si cae del cielo.

Publicado por Fabrizzio Ponce

Entrenador de líderes. De profesión administrador de negocios y con formación adicional en RRHH, liderazgo, motivación y coaching. Ayudo a crear y formar líderes y personas de alto rendimiento.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: